Tips para intentar salvar las trampas del algoritmo de Facebook

La visibilidad en Facebook se ha puesto terriblemente cara. Tanto que a muchas marcas no les queda otra que pasar por caja y sacar la tarjeta de crédito para conseguir alcanzar a un público potencial al que hasta hace no tanto llegaban de manera orgánica, casi sin esfuerzo. Las reglas del juego, sin embargo, han cambiado. Facebook es una empresa, como tal necesita cash y lo ha encontrado en las marcas, que habían creído hallar en la red social su particular gallina de los huevos de oro. Con sus continuos cambios de algoritmo, que uno tras otro han ido en detrimento de las páginas de empresa, Facebook ha querido dejar claro que el oro cuesta dinero. Dinero o un trabajo muy exhaustivo trampeando algoritmos.

Hoy os ofrecemos en este post cuatro trucos más uno para salvar las trampas del algoritmo de Facebook. No son infalibles ni prometen resultados extraordinarios, pero en las circunstancias actuales cualquier tabla salvavidas a la que agarrarse es buena en un mar traicionero para las marcas como el de la red social de Mark Zuckerberg.

1. Todo al vídeo

De un tiempo a esta parte, en su intento por acabar con el reinado en el mundo del vídeo de Youtube, Facebook, a la vez que penalizaba los vídeos alojados en ésta que se compartían en los timelines de usuarios y marcas, ha ido dando prioridad en su algoritmo a los vídeos subidos de forma directa en su red social.  De esta forma, subir vídeos a Facebook y compartirlos con nuestros seguidores es una forma muy interesante de darle a la red social lo que quiere y, gracias a ello, de saltarnos las estrictas reglas de su algoritmo. Los resultados no engañan: compartir vídeos directamente en Facebook a través de las páginas de empresa incrementa de forma notable el alcance y en engagement de las publicaciones.

2. El contenido sigue siendo el rey

Cualquiera diría que el contenido, y más concretamente la calidad de éste, había muerto arrollado por los algoritmos y el click baiting. Nada más lejos de la realidad. Crear y compartir contenido de calidad sigue teniendo premio. En la era de la autopromoción permanente e incesante, de la demanda de me gustas y de los artículos vacíos sostenidos por un titular llamativo, la gente ha empezado a reclamar contenido de calidad, que aporte valor. Y eso lo premia Facebook, ya que da prioridad en los timelines a aquellos enlaces a los que la gente dedica tiempo cuando accede a ellos. Y no hay mejor forma de conseguir que la gente pase tiempo leyendo nuestro contenido que ofreciéndole calidad.

3. Querida audiencia fiel

Si para el éxito de un blog es importantísimo fidelizar a tu audiencia, fundamentalmente a través de la suscripción a la newsletter, en el caso de las páginas de Facebook sucede lo mismo. Pide a tus seguidores que activen la pestaña de “seguir primero” en tu fanpage. No lo harán todos, evidentemente, pero sí aquellos que realmente no quieren perderse ninguna de tus actualizaciones. Con ellos ya tendrás una importante base de seguidores fieles a los que te garantizarás que les llegarán tus actualizaciones.

4. Menos es más

Dada la coyuntura que estamos dibujando, ya no tiene sentido (si es que alguna vez lo ha tenido) publicar actualizaciones a diestro y siniestro en nuestra página de Facebook. ¿Para qué, si no lo va a ver nadie? Hoy todo pasa por hilar fino con las publicaciones que realizamos, priorizando la calidad a la cantidad y siempre teniendo muy en cuenta qué buscan nuestros seguidores de nosotros. ¿Qué contenido les puede interesar de verdad? ¿Si yo fuera uno de ellos, sobre qué enlace haría clic? Hazte estas preguntas antes de publicar nada. Quizás con 5 actualizaciones a la semana, pero buenas, conseguiremos más impacto que con 5 al día.

5. Y si no hay más remedio, pasa por caja

Con todo, como hemos comentado, estos trucos no garantizan un éxito inmediato ni escandaloso, así que si quieres conseguir un verdadero impacto con alguna de tus publicaciones, pasa por caja, define muy bien a tu público objetivo y haz valer las fortalezas de la herramienta Facebook Ads. Bien pensado, el precio de la publicidad en la red social es irrisorio si lo comparamos con el de cualquier otro soporte. No pierdes nada por probar. Igual el oro es más barato de lo que piensas…

¿Necesitas una agencia que gestione los perfiles en redes sociales de tu marca? Ponte en contacto con nosotros y pregunta por nuestro servicio de marketing de contenidos.

Quizás también te interese:

× ¿Cómo podemos ayudarte?