5 errores que no debes cometer en tu estrategia Social Media

social-media

Definir y llevar a cabo una buena estrategia Social Media requiere de esfuerzo, dedicación y, sobre todo, paciencia. La perseverancia es la clave para construir día a día una imagen de marca consolidada.

Sin embargo, muchas veces, las marcas caen en errores de manual por falta de formación, experiencia o arrebatos. Por eso, si quieres tener éxito, y que tu estrategia Social Media llegue a buen puerto, estos son los errores básicos que debes evitar:

1. Utilizar contenido multimedia de baja calidad. A menudo vemos imágenes, vídeos o ilustraciones que apenas tienen calidad ni definición para acompañar posts o actualizaciones. En la medida de lo posible, utiliza todos los recursos que tengas a tu alcance para emplear contenido multimedia de calidad en tus redes sociales, blogs, webs… Existen multitud de bancos de imágenes gratuitos. Por no mencionar la cantidad de vídeos fantásticos que puedes encontrar en Youtube. Busca y encontrarás.

2. No responder a las dudas de los usuarios. Este es un error de manual. Si no respondes a quienes buscan tu ayuda, a quienes sugieren o a quienes se quejan, ¿qué sentido tiene una estrategia Social Media? Interactúa, responde, menciona, soluciona. Nunca dejes mensajes ni menciones por responder.

3. Compartir contenidos de escaso interés. Compartir por compartir para mantener actualizadas tus Redes Sociales sin que ese contenido sea realmente interesante es absurdo. ¿Conoces ese dicho de “menos es más”? Pues aplícalo aquí también. Es preferible compartir menos contenidos pero de calidad, divertidos o interesantes que lanzar cientos de contenidos de escaso interés.

4. Convertirte en un “spamer”. A nadie le gusta ver su timeline con el mismo mensaje una y otra vez. Si vas a compartir muchas veces el mismo contenido, al menos… ¡disimula!

5. Entrar en discusiones. Tu misión es dinamizar, atender, promover. Discutir no debe entrar en tu lista de tareas. Ignora los insultos, mantén siempre la calma y saca toda la paciencia que tengas guardada para poder hacer frente a una crisis, por terrible que sea.  Y, sobre todo, evita temas delicados. No te metas en camisas de once varas.

× ¿Cómo podemos ayudarte?